PERSONA NON GRATA

El Estado que recibe al agente diplomático puede, en cualquier momento pedir su retirada o la de cualquier otro miembro de su misión, siempre que a uno y otro se les declare personas non gratas o no aceptables

Fuente: Labariega Villanueva, Pedro G., op. cit., p. 65